¿Cómo manejar las emociones desde la niñez?

0
51

Graciela Cruz Jiménez

El reconocimiento y manejo de emociones es de suma importancia durante la niñez y adolescencia; en el caso de menores de educación primaria, tienden a reproducir modelos poco adaptativos de expresión y manejo emocional, mientras que en la adolescencia inician la búsqueda de patrones conductuales más personales.

Las seis emociones

Fomentar el reconocimiento de las emociones implica la toma de conciencia sobre la forma en que éstas influyen en el comportamiento, para aprender a manejarlas y responder a ellas de manera más adaptativa, pues usualmente, cuando se experimentan de forma muy intensa, ya sean agradables o desagradables, son más difíciles de manejar, como el caso del enojo o el miedo, añadió la guía “Escuelas Aprendiendo a Convivir: Un proceso de intervención contra el maltrato e intimidación entre escolares”.

Retoma autores que definen a la emoción como un estado complejo del organismo caracterizado por una excitación o perturbación que predispone a una respuesta organizada en función a un acontecimiento (externo o interno). Son entonces, reacciones a la información que recibimos de nuestras relaciones con el entorno, cuya intensidad está en función de las evaluaciones subjetivas que realizamos sobre cómo esta información recibida afectará nuestro bienestar.

El documento editado por el entonces Gobierno del Distrito Federal, explica que en estas evaluaciones subjetivas intervienen conocimientos previos, creencias, objetivos personales, percepción del ambiente provocativo, etcétera. Entonces una emoción depende de lo que es importante para nosotros y nosotras.

Según la Fundación General Electric y la Fundación Internacional de la Juventud, existe una categoría de seis emociones básicas: Miedo, que es la anticipación de una amenaza o peligro que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad; sorpresa, consiste en sobresalto, asombro, desconcierto; aversión, referente a disgusto o asco; ira, traducida en rabia, enojo, resentimiento, furia e irritabilidad; alegría, corresponde a diversión, euforia, gratificación, contento, que brinda una sensación de bienestar, de seguridad; tristeza: pena, soledad, pesimismo.

Reconocer las emociones

El documento reitera que en el caso de los chicos y las chicas de educación primaria es relevante fomentar el desarrollo de estrategias para el reconocimiento y manejo de las emociones, pues a esta edad se conducen de acuerdo a lo que observan en las adultas y los adultos y sus iguales, como un medio para obtener su aprobación y afecto, pero no por una reflexión o decisión totalmente propia. Tal situación les lleva a reproducir modelos poco adaptativos de expresión y manejo emocional.

Mientras tanto, en la adolescencia inician la búsqueda de patrones conductuales más personales, generalmente rechazando aquellos que han conocido hasta ahora, como los de la familia o de autoridades escolares, lo cual hace un momento adecuado para asimilar modelos más adaptativos, en caso de haber experimentado otros que no lo hayan sido.

“Manejar las propias emociones permite dirigirlas, ya sea hacia un objetivo inmediato o hacia uno a largo plazo. Si se dirigen los impulsos en función de aquello que racionalmente queremos conseguir, adquirimos una persona global (racional y emocional) para la consecución de los objetivos propuestos (Adam, E. et al., 2003)”.

Por tanto, el fomento de esta habilidad requiere encaminarse a que se desarrollen como miembros activos y responsables de su propio desarrollo personal y colectivo; es decir, facilitar el desarrollo de su autonomía.

Para manejar las emociones de manera efectiva, la Fundación General Electric y la Fundación Internacional de la Juventud, proponen tres pasos básicos: 1. Reconocerlas y nombrarlas. 2. Reconocer cómo responde su cuerpo 3. Encontrar una forma para expresarlas y manejarlas, ya sea hablar con alguien de confianza o quien tiene la formación adecuada para brindar ayuda. Otra forma es hacer algo disfrutable para ayudar a manejar la emoción, como ejercicio, dibujar, rezar o hacer respiraciones profundas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here